Vida Sencilla
candidate1.jpg

Teniendo como lema “con una mente generosa, siendo materialmente simples” buscamos una vida simple. No buscamos tener nuestro hogar en las grandes ciudades y, para una buena salud, podemos sembrar y cultivar vegetales por nuestra cuenta, comer alimentos orgánicos y usar ropa hecha con materiales naturales. Y, si es posible, vivir en una casa construida con materiales ecológicos.

 

Sería bueno instalar un generador de luz solar y obtener electricidad y energía del sol. También podemos hacer un depósito de agua de lluvia y reciclarla para regar jardines y patios, limpiar o lavar cosas. Al instalar un inodoro ecológico, es posible no usar agua para descargar, sino fermentar los excrementos y hacer un fertilizante natural.

 

Además, podemos transformar nuestra vida diaria en el movimiento de cuatro-cuatro-cuatro. Este movimiento busca destinar cuatro horas para el trabajo, otras cuatro horas para el pasatiempo o actividades para amarse a sí mismo y a los demás, las últimas cuatro horas para la meditación; las doce horas restantes son para comer, descansar y dormir.