Desenlace Hermoso
blue.jpg

Donación de órganos internos

 

Donar los órganos internos durante la vida es una situación seria que requiere una profunda contemplación para un meditador. Sin embargo, donar los órganos internos después de la muerte se convierte en una virtud.

 

Muerte digna

 

Nacimiento-envejecimiento-enfermedad-muerte son asuntos bajo el control del Cielo. Toda enfermedad viene de la mente y de sí mismo. Cuando coja una enfermedad incurable, no luche contra ella; cuando caiga en muerte cerebral o estado vegetativo, no confíe en el tratamiento para mantener la vida. En su lugar, piense en lo que causó esta enfermedad y trate de resolverlo. Cuando su muerte se acerca, prepárese a sí mismo y a las personas que le rodean para la muerte.

 

Funerales sencillos y significativos

 

Hay diferencias en las formas de los funerales, dependiendo de los países. Se recomienda celebrar funerales sencillos y no los complicados que requieren mucho gasto. Mientras se atiende un funeral, es posible tocar la música que le gustaba al difunto durante su vida y ofrecerle la comida que le gustaba. Esto ayudará a presentar una nueva perspectiva sobre la muerte superando la idea fija de que la muerte es una tristeza: la muerte es la graduación de la escuela de la vida y el nuevo comienzo.

 

Cremación

 

Nuestro planeta Tierra es una gran escuela de vida. Coexistiendo con innumerables animales y plantas, los seres humanos están estudiando varias materias escolares, pasando por varios cursos.

 

Especialmente en la Tierra, existe la ley de la reencarnación y, por lo tanto, seguimos naciendo de nuevo y aprendiendo lecciones de vida hasta terminar nuestro aprendizaje. Por ende, métodos como la cremación, que nos permiten devolver el cuerpo a la naturaleza rápidamente, son mejores para la evolución del difunto, ya que pronto podrá ingresar a su próxima fase de estudio espiritual. En caso de entierro, el espíritu del difunto deberá esperar hasta que su cuerpo haya perecido por completo, para volver a nacer. Esto lleva unos cien años.

 

Parque natural sin tumba

 

Las reliquias que conmemoran a los difuntos, como las tumbas, no son hermosas. Dañan la naturaleza y ocupan tierras que deben ser utilizadas por sus descendientes. Como alternativa, podemos incinerar el cuerpo, arrojar la ceniza debajo de un árbol en un parque natural y colocar una pequeña y hermosa placa que conmemore al difunto. Esto permitirá brindar un lugar de descanso para las personas que lo rodean y proporcionar un lugar como tumba para su familia, donde pueda recordarlo.