Tres Criterios para Evaluar la Vida:
Aprendizaje, Amor y Llamado
arte 눈숲의 온기.jpg

 

¿Qué diría cuando Dios le pregunta lo siguiente después de la muerte?:

"¿Cuánto has tratado de aprender en esta vida?"

"¿Cuánto has tratado de amar en esta vida?"

"¿Cuánto has tratado de cumplir tu llamado en esta vida?"

 

La razón por la que nosotros, que existimos como espíritus, nacimos en la Tierra es para aprender. Nacemos en la Tierra para aprender a través de la experiencia. Maduramos a través de diversas experiencias. No solo aprendemos de las experiencias de tener éxito. Más bien, aprendemos más cuando pasamos por la tristeza, el dolor y el fracaso.

Lo que debemos aprender a través del aprendizaje es el amor. Los seres humanos crecen a través del amor. Crecemos a medida que nos alejamos de la vida egoísta en la que solíamos pensar solo en nosotros mismos y pasamos a una vida para los demás, la naturaleza y el cielo.

Finalmente, para poder aprender y amar plenamente necesitamos conocer nuestro propio llamado, es decir, necesitamos saber a través de qué trabajo vamos a aprender y practicar el amor en esta vida.

El llamado es algo que hemos planeado de antemano para lograr la evolución y practicar el amor a través de ese trabajo. Para vivir una vida fructífera, debemos encontrar y cumplir nuestro propio llamado.