La Excelencia de la Meditación de Suseonjae:
Camino a la Divinidad 
bello iceland.jpg

A medida que continuamente hace este camino de práctica espiritual, usted entrará en el interior de la mente, y la entrada al interior es el súper ego.

 

El súper ego se compone de los atributos que comúnmente tienen los humanos. Él es el arquetipo del ego, la conciencia humana individual, y se refiere a la inconsciencia colectiva de la humanidad (el término “súper ego” usado en la meditación de Suseonjae tiene un significado diferente del súper ego usado en el psicoanálisis de Freud).

 

En segundo lugar, el ego es la cáscara que solo usted tiene. Entonces, si tiene un fuerte sentido del “yo”, podríamos decir que usted tiene un ego fuerte.

 

En la dirección opuesta, está la Naturaleza Original, la divinidad. Debemos ir en esta dirección superando constantemente el súper ego y el ego. Nuestra práctica es un incesante proceso de auto-purificación, superando los instintos y el súper ego, y despojando la piel gruesa del ego.

 

A través de la respiración, obtenemos la energía para romper las capas del súper ego y el ego. Entre las respiraciones, hay tal fuerza en la respiración Danyón que nos permite recibir hasta cien veces más energía vital que la respiración normal. La energía del Universo acumulada por la respiración Danyón es la energía más efectiva para romper las capas del súper ego y el ego.

 

El atributo de la energía del Universo es vaciarse. Con este poder de vaciarse, podemos romper la capa de la inconsciencia colectiva y la capa de la consciencia individual y encontrarnos con la divinidad.