Energía Pura y Energía Impura
v 2.jpg

La energía se puede clasificar en energía pura y energía impura según el grado de su pureza.

 

Energía pura energía clara, luminosa y cálida. Nos hace sentir bien y cómodos.

Relaja nuestro cuerpo y mente. Abre el corazón, meridianos y puntos de acupuntura.

Es fundamental para que el ser humano evolucione.

 

Energía impura energía turbia como hollín. Nos hace sentir mal e incómodos.

Pone nuestro cuerpo rígido y tenso. Cierra el corazón, los meridianos y los puntos de acupuntura.

Si se acumula mucho, trae las enfermedades.

 

La generación de energía impura

 

La energía impura del cuerpo es generada por el aire contaminado, la mala comida y la medicina. Representa solo del 10% al 20% de la mala energía total. Nuestro cuerpo puede eliminar gran parte de ella porque tiene la función de autopurificación.

 

La energía impura de la mente es generada por estrés o conflictos mentales. Representa del 80% al 90% de la mala energía total.

 

Si no meditamos todos los días para eliminarla, se acumula en la mente y se convierte en la causa de síntomas graves como depresión, ansiedad, diversos trastornos funcionales y dolor.

 

La práctica espiritual es una lucha constante contra la energía impura. La forma de ganar en esta lucha es respirar con concentración y acumular energía pura en el Danyón. Si nuestra energía es pura y fuerte, no seremos influenciados por la mala energía que nos rodea.

 

La función positiva de la energía impura

 

La energía impura tiene un aspecto positivo: entrena a los practicantes de meditación y pone a prueba la fuerza que tienen. Al luchar contra ella, cuando entra en el cuerpo y la mente, entrenamos y nos hacemos más fuertes.  La resistencia y tolerancia se fortalecen. También la lucha con la energía impura nos ayuda a darnos cuenta de nuestras debilidades y partes de las que aún no estamos conscientes.