En qué se diferencia la Práctica Seongue de otras prácticas
candidateandromeda.jpg

El objetivo es la iluminación

 

La Práctica Seongue es el camino hacia la iluminación y, como resultado, usted podrá conocerse a sí mismo y a todas las cosas del Universo.

 

Usando la energía y el Danyón, ella nos permite bajar las ondas mentales y estar conectados con la energía del Universo a través de las ondas bajas. Esto nos permite encontrar la Naturaleza Original.

 

En el largo viaje para encontrar el verdadero yo, se rebajará incesantemente y aprenderá la humildad, y tendrá la forma de pensar horizontal al tratar con todas las cosas. Si usted sabe que todas las criaturas del Universo son iguales, tendrá una mayor reverencia y veneración por el Universo.

 

La iluminación es una percepción correcta del Universo. En base a esta percepción, se decide su rumbo a seguir. El deber de un ser humano es alcanzar la iluminación a través de la práctica espiritual.

 

En esta práctica usted cultiva y fortalece su propia energía para resolver su karma

 

Lo básico de esta práctica es cultivar y acumular energía en el Danyón a través de la respiración y de bajar las ondas mentales. En esta práctica, usted incesantemente cultiva y fortalece su propia energía. Con la energía empoderada, podrá resolver todo su karma.

 

Esta práctica vacía el cuerpo y la mente

 

El cuerpo es la base para agudizar y pulir la mente. Esta práctica cultiva y purifica el cuerpo y la mente al mismo tiempo y los hace ligeros. La esencia de la Práctica Seongue es “vaciar”. Es un estudio de vaciar los deseos y el ego. Además, es un estudio de “perder”; busca perder y ceder en los conflictos con los demás, mientras siempre gana en la lucha consigo mismo.

 

Se utilizan las energías del Cielo y del Universo

 

Otras escuelas de prácticas energéticas generalmente usan la energía de la Tierra, pero esta práctica usa principalmente las energías del Cielo y del Universo. Estas energías sólo pueden ser recibidas por las antenas y líneas universales, ya que su frecuencia (inferior a 0,1) es muy diferente a la frecuencia de la Tierra (7,5).